Blogia
Τὰ παιδιὰ τοῦ Avempace

Lecturas

Antígona

"No hagas uso en tu fuero interno de una sola manera de ver las cosas, pensando que lo acertado es lo que tú afirmas y ninguna otra cosa más (...) los que así piensan, si se les quita el caparazón aparecen vacíos. Pues es bonito aprender también de los que muestran juicios razonables."

 

Hemón trata por todos los medios de hacer entrar en razón a Creonte, pero la cabezonería de éste ni siquiera le permite ceder ante las súplicas de su propio hijo. Polinices había muerto, y a Antígona le esperaba muy pronto el mismo destino que a su hermano si nadie hacía algo por evitar que Creonte siguiera adelante con su propósito de matarla por haber desobedecido sus órdenes (de no dar sepultura a su hermano Polinices).

Antígona había luchado sola por una causa que estaba condenada al fracaso, pues tal era la terquedad del tirano, y aunque Ismene tratara de hacerla desistir en su propósito ("el meterse en problemas superiores a las posibilidades de uno no tiene sentido alguno (...) ya por principio no procede perseguir lo imposible"), su obstinación le hacía seguir adelante, defendiendo con fuerza sus ideales y enfrentándose a su tío, aún sabiendo muy bien el trágico final que le aguardaba.

 

"Tampoco suponía que tú, un simple mortal, pudieras rebasar las leyes de los dioses, anteriores a todo escrito e inmutables (...) pero no iba yo por miedo a decisión de hombre alguno a pagar de los dioses el justo castigo por haberlas transgredido (...). La tiranía goza de la facultad de hacer y justificar lo que le viene en gana... quién sabe si allá abajo ésta mi conducta es santa."

Antígona se enfrenta a Creonte, a la autoridad, pese a ser advertida de antemano por éste y por todos del daño que le supondría hacerlo: "no hay mal peor que la rebeldía a la autoridad (...) la mayoría de personas a quien les van bien las cosas, es la obediencia a la autoridad quien las salva". En efecto, ella confía en que por encima de las leyes civiles, las leyes del Estado defendidas y ejecutadas por Creonte, hay unas leyes divinas, universales, y son esas leyes a las que hay que obedecer y en favor de las cuales hay que actuar siempre, aún entrando en conflicto con otras. Porque el bien no puede ser lo que una persona quiera o trate de imponer, sino algo universal, aprobado por todo aquél que muestre juicios razonables y, como bien dice Hemón, es bonito aprender del que así se muestre.

Hemón ha sido el personaje que más me ha gustado, en particular el diálogo en que se enfrenta a su padre por Antígona, intentando salvar su vida y al mismo tiempo ayudar a su padre a salir de esa obstinación que lo caracteriza por pensar que, al ser la autoridad, puede imponer cualquier orden sin importar lo que se lleve a su paso:

 

"¿Los de tan avanzada edad vamos a dejar enseñarnos ahora a recapacitar a requerimiento de una persona tan jóven? ¿Es que me va a decir una ciudad lo que tengo que decidir? ¿Es que tengo que gobernar a gusto de otro que no sea yo?".

Así que, como es de esperar, Creonte no sólo no escucha sus palabras sino que le reprocha el haber perdido su sensatez volviéndose en su contra por una mujer:

 

"¡Infame individuo, mira que subordinarse a una mujer! (...) ¡Escupe a la muchacha ésta como si fuera un enemigo y déjala que despose en el Hades con algún muerto."

Una mujer que, sin embargo, ha sabido sacar lo mejor de él porque, gracias a su sentimiento hacia ella, ha podido enfrentarse a su padre, de manera prudente y sensata, defendiendo lo que el corazón le dictaba que era justo.

Selección de textos de Antígona.


Texto original en Perseus: Sophocles, Antigone.

verso 92
ΙΣΜΕΝΗ Ἀρχὴν δὲ θηρᾶν οὐ πρέπει τἀμήχανα.
Y en principio no conviene perseguir lo imposible.

versos 221-2
ΚΡΕΩΝ …ἀλλ’ ὑπ’ ἐλπίδων
ἄνδρας τὸ κέρδος πολλάκις διώλεσεν.
Pero a menudo
el deseo de ganar destruyó a los hombres por sus esperanzas.

vv. 311-2
ΚΡΕΩΝ …καὶ μάθηθ’ ὅτι
οὐκ ἐξ ἅπαντος δεῖ τὸ κερδαίνειν φιλεῖν.
Y aprended que no por cualquier medio es necesario el querer ganar.

vv. 506-7
ΑΝΤΙΓΟΝΗ …Ἀλλ’ ἡ τυραννὶς πολλά τ’ ἄλλ’ εὐδαιμονεῖ
κἄξεστιν αὐτῇ δρᾶν λέγειν θ’ ἃ βούλεται.
Pero, a la tiranía, entre otras muchas cosas, le está permitido
hacer y decir lo que quiere.

verso 543
ΑΝΤΙΓΟΝΗ λόγοις δ’ ἐγὼ φιλοῦσαν οὐ στέργω φίλην.
Yo no quiero una amiga que quiere de palabra.

vv. 651-2
ΚΡΕΩΝ τί γὰρ
γένοιτ’ ἂν ἕλκος μεῖζον ἢ φίλος κακός;
¿Pues acaso existiría una herida mayor que un mal amigo?

verso 723
ΑΙΜΩΝ καὶ τῶν λεγόντων εὖ καλὸν τὸ μανθάνειν.
Y es bueno aprender de los que hablan justamente.

verso 737
ΑΙΜΩΝ Πόλις γὰρ οὐκ ἔσθ’ ἥτις ἀνδρός ἐσθ’ ἑνός.
Pues no hay ciudad que sea de un solo hombre.

vv. 781-90
ΧΟΡΟΣ (Stropha) Ἔρως ἀνίκατε μάχαν,
Ἔρως, ὃς ἐν κτήμασι πίπ-
τεις, ὃς ἐν μαλακαῖς παρει-
αῖς νεάνιδος ἐννυχεύεις,
φοιτᾷς δ’ ὑπερπόντιος ἔν τ’
ἀγρονόμοις αὐλαῖς·
καί σ’ οὔτ’ ἀθανάτων
φύξιμος οὐδεὶς οὔθ’
ἁμερίων ἐπ’ ἀνθρώ-
πων, ὁ δ’ ἔχων μέμηνεν.

Eros, invencible en combate,
Eros, que caes sobre los ricos,
tú que pasas la noche en las
suaves mejillas de las doncellas,
y que vas y vienes por el mar
y por las moradas agrestes;
Y no existe ninguno entre
los inmortales capaz de evitarte,
ni de los hombres emíferos;
y el que te tiene está enloquecido.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ὀδύσσεια | Odisea

por Paola Berné (2º bachillerato)

Personajes

Ulises es el prototipo de héroe prudente. Con ese dominio de sí mismo, sabe siempre que hacer en cada momento y es su prudencia junto a su ingenio la que le impide cometer los errores de sus compañeros durante las aventuras y evitar ser tentado así por el error venciendo a los infortunios. Por otro lado se muestra siempre como jefe ejemplar, pues pese a que debido a la insensatez de éstos se mete en numerosos problemas, piensa antes en la defensa de sus hombres que en sí mismo. En otras ocasiones es también la suerte y la protección de Atenea la que le ayuda a salir airoso, no obstante, sin su astucia, perseverancia y constancia, la ayuda de la diosa sería en vano. Pues hay que destacar de él el empeño que pone en todo momento. Nunca se rinde pese a tener motivos para hacerlo después de tantas desgracias, sin embargo, el sentimiento por su patria (su añorada Ítaca) y el amor por su mujer y su hijo (por quienes el deseo de verlos es cada vez mayor) le impulsa a seguir adelante y luchar contra todo lo que venga.

Telémaco es en mi opinión el más humano. Humano en el sentido de que tiene sus cosas buenas y sus cosas malas: sus "defectos" (los vemos al inicio de la Odisea cuando aún es un jóven indeciso y no se atreve a hacer frente a la situación que tiene montada en casa por culpa de los pretendientes) y sus virtudes que poco a poco va adquiriendo con su madurez y sus aventuras en busca de su padre que le hacen convertise en un gran hombre que nada tiene que envidiar a Ulises, tan admirado por todos. Así pues, Ulises representaría la perfeccion : es perfecto como héroe (prudente,astuto,inteligente e ingenioso siempre logra salir airoso de todas), perfecto como jefe (piensa antes en la defensa de sus hombres que en la suya propia por ello siempre sale en defensa de éstos pese a que con sus imprudencias retrasan el añorado regreso de Ulises a casa), perfecto como padre y esposo... (aunque lo de la fidelidad sería discutible) y perfecto como hombre en general. Con un hombre así como padre... ¿que sombra le puede hacer el pobre Telémaco? Bueno pues siendo realista y teniendo en cuenta que en la vida real el hombre perfecto no existe, y descartando por tanto a Ulises que encarna la perfección, Telémaco sería el que realmente más se acerca a ella (maravilloso como hijo, valiente, dispuesto a ayudar siempre a quién lo necesite y sobretodo muy buen chico) y por ello mi preferido. Me hubiera gustado que un personaje como él también hubiera protagonizado alguna historia amorosa a lo largo de sus viajes en los primeros cantos y asi poder conocerlo en su faceta más romántica.

Penélope, prototipo de la fidelidad. Es la fiel esposa de Ulises al cual espera durante diecinueve largos años en los que permanece triste y afligida sin noticias de él, esperando volver a verlo algún día. Entre tanto idea excusas y estratajemas (como la del manto que teje por el día y deshace durante la noche) para demorar cuánto más el tener que elegir casarse con alguno de ellos, confiando en el regreso de su amado esposo. Pero la espera cada vez se alarga más y las groserías y ultimatums de los pretendientes angustian cada vez más a la pobre Penélope, que para colmo vive con la incertidumbre de no saber si su marido pueda estar vivo o muerto. Pese a ello, y con su hijo lejos de ella en busca de su padre, se mantiene firme en su decisión y aguanta rechazándolos uno por uno, manteniéndose fiel a su querido esposo y dando ejemplo de una conducta perfecta, a la altura de un hombre como Ulises.

Eumeo y Filetio son los criados fieles. Pues en ningún momento se vuelven del otro bando, es decir, del de los pretendientes, pese a que sería lo más cómodo y el camino más fácil, pues puede que su antiguo amo no vuelva nunca más y tuvieran que parmenecer el resto de su vida a cargo de Antinoo o alguno de ellos. Son pues el prototipo de lealtad con respecto al resto de criados y criadas traicioneros, que se rinden fácilmente a la voluntad y el mandato de los pretendientes al pensar que Ulises ya no volverá. Eumeo y Filetio, confian en el regreso de Ulises, pues lo admiraban como amo y no conciben la idea de poder tener a ninguno mjor que él dictándoles órdenes. Además, aunque Ulises no volviera, habían visto durante todo este tiempo las injusticias y malas conductas de Antinoo y compañía, y de acuerdo a sus principios morales y al amor y lealtad por su jefe, no podrían aceptar a ninguno de ellos como tal, aunque eso suponga tener que enfrentarlos o buscarse la vida lejos de la casa dónde habían trabajado durante tantos años. Por ello están del lado de Ulises hasta el final y luchan junto a éste y Telémaco sin pensárselo dos veces cuando llega la hora de la venganza contra los pretendientes.

Circe y Calipso tienen un mismo objetivo: retener a Ulises a su lado. No obstante, tienen diferentes sentimientos: una es muy buena y otra muy mala. Circe es la hechicera cruel, se encarga de encantar a los compañeros de Ulises y posteriormente convertirlos en cerdos, pero amenazada por Ulises los vuele al estado humano. Calipso es una hermosa ninfa que se enamora de Ulises y lo retiene durante siete años.

Pretendientes, representarían la maldad humana… frente a Ulises que reuniría todos los buenos valores. Así pues, son prepotentes y arrogantes. Se creen dueños de lo que no les pertecene y abusan de ello. Por otro lado, a Penélope sólo la quieren por su belleza, pero lo que de verdad ansían no es casarse con ella si no apoderarse de todo lo que Ulises ha dejado al marcharse de Ítaca. Son groseros e irrespetuosos, e intentan seducir a Penélope con falsos argumentos y promesas detrás de las que se esconden sus sucios planes. Se hacen fuertes unos a otros, y eso les hace crecerse frente a Telémaco, los criados,etc... dándose aires de poder y superioridad, pero en realidad son cobardes, por eso en cuánto ven que Telémaco se puede convertir en una amenaza para ellos y para sus planes deciden deshacerse de él a cómo de lugar.

Laertes es el anciano padre de Ulises. Que vive retirado en su granja, apartado de la mansión de su hijo, con la que se han hecho en poco tiempo los pretendientes. Es en mi opinión es el personaje, que junto a Penélope, más sufre la larga ausencia de su hijo. Pero éste, ya anciano y sin fuerzas, vive retirado esperando con resignación a la muerte, pues sería la única cura a su angustia y soledad, ya que ha perdido en tanto tiempo de espera la fé en el regreso de su querido hijo.

Odiseo y Nausica

Pese a que Ulises es un hombre maduro, consigue ganarse la voluntad de Nausica desde un primer momento, cuando se conocen y el héroe, con la prudencia que lo caracteriza y sin querer asustarla, sin atreverse a aproximarse a ella, le hace un gesto de súplica deteniéndose a cierta distancia para que ésta lo escuche. Así pues, a Nausica le produce muy buena sensación desde el principio y pienso que sí se "enamora" de él, pues no le importaría tenerlo como esposo. Pero la pobre Nausica no es correspondida por Ulises… quizá la veía demasiado joven y no la podía ver como mujer sino como una niña. Porque ya hemos visto que con sus demás amantes no pone muchos impedimentos en complacer sus deseos. Finalmente, Ulises se marcha, y Nausica contempla con tristeza y sin poder hacer nada la decisión de éste, que ya no puede demorar más su estancia en el palacio de su padre y debe volver a casa.

Crítica a la venganza

La venganza contra los pretendientes pone en entredicho el prototipo de humanidad que encarna Ulises, así como su papel de héroe prudente. A mi personalmente me decepciona un poco. Así pues se comporta con demasiada crueldad y violencia cuando mata a los pretendientes y junto a ellos a sus antiguos servidores/as sin remordimiento alguno.

A lo largo de la Odisea, vemos en Ulises la encarnación misma de la humanidad, en el sentido de que reune todas las buenas virtudes (su prudencia, su constancia y capacidad de sacrificio, su dominio de sí mismo y la generosidad con sus sirvientes, su lealtad con sus compañeros y el amor a su tierra y a su familia lo hacen un personaje plenamente humano). Es ese tipo de persona que nadie odiaría al que todos admiran o envidian y que todo el mundo querría tener como amigo o compañero. Sin embargo, a pesar de reunir todas esas virtudes, durante la venganza pierde unas de las más importantes, la compasión y la prudencia. En mi opinión podia haberlos dejado vivir bajo unas condiciones y asi su conducta no hubiera dejado de ser ejemplar de acuerdo a todo el relato.

El esqueleto de Ciro es color malva.

Escucho soluciones sistemáticas, me busco silencioso, salto, camino, agoto mi soledad de demonio bicéfalo. El curso ha terminado y me recubre el tedio con sus aletas de lascivo vengador. Es el sentimiento de la etapa terminada, no hay un comienzo aún, todos los declives tienen alma de declive, cielo e infierno de declives, final de viaje, gracias por confiar en nosotros y hasta pronto.

Parasangas por aquí y por allá. Jenofonte, amigo, mercenario del silencio y el participio de perfecto, dame más Ciros y Cunaxas.

Jenofonte también sufre el declive cada fin de curso. Pero Jenofonte no muere, sólo sufre en silencio.

Prometo retomar el griego en el futuro. La lengua helena es una prisión de dulzura y caricias: “Dame dos derivados de αὐτός y te dejaré libre.”

Grotesco.

Jesús Fernández Navarro (Ex-Alumno; Pre-u)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Homero no existe, son los padres.

Y es que, a estas alturas, parece imposible poder ponerse en el papel del historiador, y buscar una incógnita a sabiendas de que toda literatura es mentira y que las narraciones, por creíbles que sean, siempre acaban en la última página, relegadas al oscuro mundo de la última balda de la estantería. Quizás en otros tiempos, la esperanza derivada de la búsqueda exhaustiva de la prueba que intente verificar la verosimilitud histórica de los poemas homéricos fuera suficiente para gastar toda una vida en el oficio de buscar algo que nadie sabe siquiera si existió y que podría proporcionarle la riqueza o el renombre necesarios. Pues, tras el visionado del documental, convenientemente producido por la BBC y que lleva por título La verdad sobre Troya, uno se para a pensar en materias de esas guisas, y termina convirtiendo un resumen en un baldío artículo de opinión. El audiovisual muestra la historia de la investigación en torno a la historicidad de la Iliada, el poema épico con más repercusión en la literatura universal, puesto en boca (y nunca mejor dicho) del legendario aedo ciego Homero, y que versa entorno a la cólera de Aquiles cuya historia abarca un episodio de la famosa Guerra de Troya, ¡tan bien retratada por nuestros hermanos hollywoodienses! Además, incluye la biografía de Heinrich Schliemann, el famoso arqueólogo de habas que encontró la ubicación de la ciudad de Troya y el supuesto tesoro de Príamo. Y qué sorpresa al descubrirse años después que no hay una Troya en aquella costa turca de Asia Menor, sino nueve Troyas superpuestas en estratos, y que la supuesta Troya homérica es la VIIa.

Son muchas las conjeturas, y poco se saca en claro. Hay quién colocó Troya en tierras británicas y quién la situó a orillas del Mar Adriático, ¿qué sé yo? A esto hay que añadir unos nuevos datos que muestran la existencia de un rey en Troya hacia el siglo XIII a.C. cuyo nombre era Alaksandus, similar a λξανδρος (¡Paris!), entre otras cosas…

Quizá sería necesario analizar todos estos datos bajo el influjo de una inquietante interrelación de elementos, y toparíamos con el término “poesía épica” sorprendidos y curiosos, sabiendo que nada nos impide terminar aceptando lo irrefutable: qué la Iliada no acaba en aquél ς ο γ μφεπον τφον κτορος πποδμοιο, que sus pies ligeros y tremolantes penachos se mantienen vivos en la posteridad, pero que, lamentablemente, literatura es literatura, y el hecho de componer un poema épico de inspiración quién sabe si histórica no deja claro su historicidad. Mala suerte.


Jesús Fernández Navarro


Dafnis & Cloe

por Paola Berné Pallaruelo 

Resumen del libro

Dafnis y Cloe son dos jóvenes pastores que se crían en torno a bonitos parajes de la isla de Lesbos y bellas historias de dioses,ninfas....Ambos guardan mucho en común, fueron amamantados por una cabra (Dafnis) y una oveja (Cloe,2 años menor) y adopatados por humildes pastores que no revelarán el secreto de su verdadero origen hasta muy avanzado el relato.

Juntos compartirán muy buenos momentos pero también sufrirán ciertas desventuras y percances. Así pues, mientras se suceden las distintas estaciones, los jóvenes Dafnis y Cloe experimentan ese principio de atracción,de sexualidad... lleno de encanto e inocencia. Jóvenes promesas y juramentos que al final les conduciran a aquello que tanto anhelan, su boda y su total entrega.

Dioses Principales

Eros, dios del amor, aparece mencionado en numerosas ocasiones. Aparece en sueños de Lamón y Driante (padres adoptivos de Dafnis y Cloe) y en otros relatos que personajs como Filetas trata de explicar a ambos, que lo que les está sucediendo no es si no obra de Eros.

Pan, dios de los pastores y los rebaños pero también de la fertilidad y sexualidad. Enamorado de la ninfa siringa quién, tras huir del dios, es convertida en un cañaveral cuyo sonido con el viento agradó al propio Dios que la abrazaba y le dio el nombre del instrumento que en la historia toca Dafnis para Cloe y sus cabras.

Ninfas, cuidan de Cloe cuando ésta es abandonada. Junto al Dios Pan velan de su amor por Dafnis rescatándola en una ocasión cuando es raptada por los de Metimna. Dafnis y Cloe visitan su templo y les ofrecen guirnaldas, siringas... También sus promesas y juramentos de amor los hacen en nombre de éstas.

Escenas que más me han gustado

-Inquietudes y sufrimiento por no saber lo que les está pasando.

Cloe cambia de repente su comportamiento, no come, se pasa noches en vela, repite continuamente el nombre de Dafnis... y en definitiva se lamenta por lo que le está sucediendo sin atreverse siquiera a pensar que todo lo que le pasaba era que estaba enamorada. Pero claro, nadie antes le había hablado de ello ni siquiera había escuchado la palabra amor por lo que se lamenta a solas. «Estoy enferma, pero ignoro cuál es la enfermedad, siento dolor, pero no estoy herida...¡Cuántas veces me han hecho rasguños las zarzas y no he llorado! Pero esta punzada que tengo en el corazón es más penosa que todo aquello...».

-Primer beso.

Se desata una contienda entre Dafnis y Dorcón (otro pretendiente de Cloe) y ambos sueltan unos discursos acerca de la belleza de la joven, la cuál sin dudarlo ni un momento y no dejándolo acabar se lanza a los brazos de Dafnis y le da el premio que habían apostado : un beso.

-El viejo Filetas explica a los jóvenes la visita de Eros a su jardín y en definitiva lo que es el amor.

Filetas cuenta que ese mismo mediodía un niño bello y alado ha jugueteado por su jardín y se le ha presentado de tal manera que con todo lo que éste le ha dicho solo puede haber una conclusión : es el dios del amor, que tal y como un día veló por el amor de Filetas y su esposa y les dio hijos, ahora está al tanto del amor de Dafnis y Cloe y éstos bajo su tutela. Les explica que no deben temerle sino agradecerle porque en definitiva todo lo bueno, las flores,los pastos, las ovejas... son gracia de este niño alado.

-Sufrimiento de Dafnis por el rapto de Cloe.

Cloe es raptada por los de Metimna y Dafnis acude a las Ninfas a gritarles sus lamentos, lanzarles reproches y suplicarles que le traigan de vuelta a su amada. «Cloe fue arrancada de vuestro lado ¿y vosotras tolerasteis tal espectáculo? ¡ ella que os tejía guirnaldas, ella que os dedicó como ofrenda esta siringa!...¿Tambíen tú, Cloe, estás sufriendo lo que yo?».Tras estas lamentaciones Dafnis tiene un sueño en el que aparecen las Ninfas explicándole como Cloe volverá a su lado antes de que amanezca. Y así lo hace, Dafnis sale corriendo a su encuentro en los campos y cae rendido a los pies de Cloe quien llena de gozo por estar de nuevo con él y a salvo lo reanima de un dulce y apasionado beso.

-Dafnis cuenta a Cloe la leyenda de Eco a cambio de otros diz besos.

Entre uno de sus numerosos ratos juntos, destaca este momento en el que Cloe experimenta por primera vez lo que es el eco. Ella, inocente, le pregunta a Dafnis qué es lo que escucha mientras ruborizada mira a todas partes asustada sin saber de donde proviene. Dafnis que ya lo conocía se ríe dulcemente de ella y le pide diez besos a cambio de explicarle el misterio del Eco.

-La llegada del invierno impide que se vean para desgracia de ambos.

Ahora ya no tienen aliciente para pasar el día, pues el invierno ha llegado y no pueden salir a pastar sus rebaños y por tanto no pueden verse. Tal es su desesperación que Dafnis inventa mil y una excusas para presentarse en casa de ésta. Y es que el verdadero amor busca siempre estar cerca de la persona que se ama. Y eso es lo que les sucede a ambos. Quieren verse siempre, abrazarse, besarse y si no se ven un solo día sienten que han transcurrido años sin verse.

Escenas que menos me han gustado.

-Licenion engatusa a Dafnis y éste traiciona a Cloe.

Dafnis y Cloe son dos jóvenes sin experiencia alguna, los cuales mientas cumplen sus deberes de pastores en el campo se divierten juntos, se contemplan el uno al tro y se demuestran un amor admirable y protegido por los dioses.

Hay una escena particularmente bonita que es cuando ambos entran en una riña de enamorados y acaban lanzando juramentos de amor y fidelidad en nombre de Pan y de las Ninfas. Pero Cloe, no contenta con las promesas de Dafnis y reprochándole haberlas hecho en nombre del dios Pan exclama : «Ay, Dafnis, Pan es un dios enamoradizo e infiel...Si él se desentendió de sus juramentos tampoco se cuidará de castigarte a ti aunque te vayas con tantas o más mujeres como tubos tiene una siringa...». Dicho ésto la jóven hace jurar a Dafnis en nombre del rebaño y de la cabra que lo crió. Dafnis sonríe y acepta y Cloe confía en su juramento, pues las cabras y las ovejas eran para ellos como sus propios dioses.

Pero un buen día, el afán por sentirse más juntos llevó a Dafnis a cometer un grave error. Sin esperar a Cloe, se lanza a los brazos de otra mujer, Licenion, más mayor y con experiencia que lo seduce y le hace ver que lo único que va a hacer es ayudarle en su relación con Cloe, para que ésta sea aun mejor. El jóven, le es infiel a Cloe de ésta manera, la cual hubiera preferido morir antes que traicionarle.

Por su parte el autor no hace críticas a esta traición sino que excusa lo sucedido detrás del gran amor que siente Dafnis por Cloe, la cual nunca llega a saber nada de esto.

Así pues, si hay algo que cambiaría sería eso. Cloe estaba en todo su derecho de conocer la verdad antes de dar el paso de casarse y entregarse a Dafnis. Aunque se le habría partido el corazón en mil pedazos, la jóven tenía el derecho de saberlo y luego tomar la decisión oportuna, que sin duda, yo creo que lo habría perdonado ya que el amor que siente por Dafnis le ciega, igual que éste actúa en cierto modo de manera inocente pensando que acostarse con Licenion le hace bien no solo a él si no también a Cloe.

-Final de la historia.

Es muy bonito y también muy esperado. Pues ya casados y tras dar un espectacular banquete se retiran y Dafnis enseña a Cloe todo lo que Licenion le enseñó. Ambos se abrazan y entonces comprende Cloe que todo lo anterior no eran sino juegos de pastores. Simbliza el paso de Cloe a la madurez, la pérdida de su virgindad pero no de su encanto e inocencia.

Así pues a un momento tan esperado como éste,el autor sólo dedica unas cuatro líneas...siendo sin duda el mejor y más esperado momento de toda la obra.

Opinión Personal.

Es una bonita historia de amor entre dos jóvenes, que aunque al principio pueda resultar algo "ñoña" en mi opinión es bastante acertada y realista en lo que respecta al amor. ¿Pues quién estando enamorado por primera vez no se ha comportado así alguna vez? Además, el tonteo entre ambos es normal, pues empieza la historia y ellos no tienen más de 15 años. Y Cloe es dos años menos.

Me ha gustado también la manera en que el autor describe los numerosos parajes de tal manera que ayuda al lector a introducirse en el relato y contemplar esos lugares tan bien descritos que se nombran, principalmente, los que respectan a los encuentros de Dafnis y Cloe, por ej. : los campos en cada una de las estaciones, la sombra de la encina bajo la cual se dan sus primeros besos, el templo de las ninfas, los jardines de Eros...

Por otra parte si cambiaría algo del relato sería la infidelidad de Dafnis a Cloe. Pero bueno... vamos a perdonarlo porque fue algo ingenuo y hecho mirando por los dos: por Cloe y por él, aunque suene algo raro.

Pese a ello y como dice en el proemio, es un libro que vale la pena leer se esté en la edad que se esté pues «curará al enfermo y consolará al afligido, hará recordar al que estuvo enamorado e instruirá al que nunca lo ha estado».

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres